jueves, 20 de junio de 2013

RIO BOBOS APUNTO DE DESBORDARSE Y OCASIONAR INUNDACIONES EN LA PALMILLA.


A consecuencia de la tormenta tropical Barry, pero para fortuna de los habitantes de la ribera del Bobos no paso a mayores, la lluvia continuaba a noche alrededor de las 20:45 horas.


Por.- Miguel Angel González Rojas

Tlapacoyan, Ver.- Gran amenaza de desbordarse fue la que originó el crecido rio Bobos en este municipio, el cual acumuló agua de la lluvia que trae la tormenta tropical Barry de los municipios de Altotonga y Jalacingo, se logró salir dicho río en la comunidad de la Palmilla, pero alcanzó la primera calle de la ribera del Bobos, sin que se registraran daños a las familias que habitan en ese sector.
Importante fue el operativo que llevó a cabo el Consejo Municipal de Protección Civil que dirige la alcaldesa Nayeli Jarillo, en coordinación con el director municipal Gustavo Domínguez Hernández, y los regidores, quienes todos en conjunto lograron dar el apoyo en los albergues los cuales no se utilizaron debido que el río no causo daños a las familias.
En un recorrido que realizó el Director Municipal de Protección Civil, por todo el municipio, desde la comunidad de Tomata, a la congregación de Francisco Javier Rojo Gómez, fue notable la creciente del río Bobos, el cual se vio amenazante con causar daños a los habitantes de la parte baja del municipio, lugar en donde los funcionarios municipales permanecieron pendientes previniendo a
Los pobladores en caso de que fuera necesaria su evacuación pero para fortuna de ellos las cosas no pasaron mayores.
Los funcionarios municipales retiraron ayer a las 21:00 horas el operativo que realizaron en la parte baja del municipio, y quienes no utilizaron los albergues activados al no ser necesario debido que el río Bobos si creció, pero no alcanzó la zona poblada.
En este importante operativo participaron los cuerpos de auxilio del municipio, así como prestadores de servicio de los ríos y rápidos quienes rescataron a dos personas que estaban en una isleta y dichos personajes salieron con bien, también estuvieron pendientes personal uniformado del 87 Batallón de Infantería, y personas voluntarias, pero el saldo por lo menos anoche era blanco. Sin embargo se mantiene el monitoreo, dada la gran cantidad de agua que sigue cayendo en la montaña y que puede ocasionar problemas en las próximas horas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada